Las Personas que Hacen Manualidades son más Felices

Cuando hacemos algo placentero nuestro cerebro libera un neurotransmisor llamado Dopamina, considerado un antidepresivo natural dice Levisay (cp. Wilson, 2014), activando el centro de placer.

Hace dos semanas tuve la oportunidad de conocer por casualidad a una señora de 56 años de edad a quien llamaremos Ana. Ella inauguró su almacén de ventas de arte y manualidades propias; y me dijo que aproximadamente en esa misma época en que lo inaguraba, descubrió que su esposo le fue infiel, a lo que luego añadió: “menos mal abrí el almacén porque yo me estaba volviendo loca”. El hecho de crear anchetas de amor mediante la utilización de materiales como papel, cartulina, pegante, foamy, tijeras, perforadoras, pinturas, fieltro y un sin número de actividades con manualidades, ayudó a Ana a sobrellevar el dolor emocional que sentía al descubrir una verdad que le hizo experimentar emociones y sentimientos como decepción, dolor, desconfianza, enojo e irritabilidad; simultáneamente con el sentir fisiológico (respuesta física del cuerpo), ante los sentimientos, lo cual terminó en la separación de ella con su esposo.

Las personas que hacen manualidades son más felices

El profesor de psicología Mihály Csíkszentmiályi, en la Universidad de Claremont (California) dice que: “Cuando estamos involucrados en algo que requiere creatividad, sentimos que estamos viviendo más plenamente que durante el resto de nuestra vida. Sabes que lo que necesitas hacer es posible de lograr, incluso si se trata de algo difícil, así que la sensación de tiempo desaparece. Te olvidas de ti mismo. Te sientes parte de algo mucho mayor” (Csíkszentmiályi, 2004).

¿Alguna vez lo has sentido? ¿Has experimentando esta sensación? que al realizar un arte manual tu tiempo se acorta de tal manera que en ocasiones no sabes si almorzaste o no. Yo sí, realmente se siente agradable y el tiempo desaparece. También lo sintió Ana, el sumergirse en el arte hizo más llevadero el proceso de duelo por el que estaba pasando, esto no quiere decir que evitó el dolor, ¡no! Lo que hizo fue expresar y canalizar adaptativamente sus sentimientos utilizando como medio el arte, es decir, disminuir el sufrimiento con una actividad placentera.

Las personas que hacen manualidades son más felices

No es necesario que estemos atravezando un momento difícil para hacer manualidades. Las podemos hacer en cualquier momento. Al hacerlo, el tiempo pasa rápidamente, sentimos más seguridad y confianza en nosotras, nuestro cerebro libera dopamina y se activa el centro de placer, ya que regula la motivación y el deseo, y hace que repitamos conductas que nos proporcionan beneficios y gozo.

En últimas, juzga por ti misma, ¿crees que el arte te hace más feliz? A mi sí.

Si te gustó esta publicación deja tu comentario y compártela.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *